Imprimir

 

 

Las primeras revisiones de primavera - Lectura de la piquera y de los panales

Orlando Valega
De Apícola Don Guillermo
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

LECTURA DE LA PIQUERA

Debemos entrar bien equipados para ingresar al colmenar, debidamente vestidos, con el ahumador prendido y las herramientas disponibles. Ingresaremos por detrás de las colmenas y de ser posible evitaremos pasar por delante de ellas. Nos desplazaremos con movimientos lentos, sin golpear, hacer muchos ruidos, ni vibraciones innecesarias.
Partiremos de la base de que utilizamos colmenas tipo Oksman y que se dejó el medio alza complementario de la cámara de cría, con miel, si se pudo se dejó un alza mas y además se colocó uno o dos medio alzas vacías para que las abejas las cuiden.

En primer lugar diferenciaremos a las colonias sanas de las que presenten algún síntoma de enfermedad. Revisando la piquera y el frente de la colmena tendremos la primer evaluación de las mismas.

COLMENAS ENFERMAS
Podemos encontrarnos con los siguientes cuadros de situación

A- PRESENCIA DE ABEJAS MUERTAS FRENTE A LA PIQUERA
Se puede encontrar gran cantidad de abejas muertas frente a la piquera presentándose en forma de semicírculo o en forma de cometa.
Mortandad en forma de semicírculo:
Puede ser por enfermedades graves de las abejas como nosemosis, acariosis, virosis de las abejas adultas, mal de mayo o amebiasis; se ven abejas temblorosas, con las alas dislocadas o muertas en el piso frente a la piquera. A veces se encuentran abejas con el abdomen dilatado sin pelos, color negro brillante.
También pueden encontrarse muchas abejas muertas a consecuencia de combates por pillaje después de un día de trabajo.
La nosemosis casi siempre está acompañada por manchas de color marrón oscuro frente a la piquera de olor desagradable
Muertes por pillaje: El Pillaje es un impulso incontenible por consumir miel o jarabe y casi siempre es inducido por el apicultor y se da en cualquier tipo de colonia; fuerte, mediana o débiles. Casi siempre se debe a descuidos en el manejo del apiario, en las primeras revisiones es muy poco probable que suceda, sí en las sucesivas visitas. Se encuentran un puñado de abejas muertas frente a la piquera, casi nunca se observa aserrín de cera.
Invasión de colmenas: El espectáculo es triste de observar, se encuentran miles de abejas muertas frente a la piquera con signos evidentes de haber combatido ferozmente. Pero no se observa aserrín de cera enfrente a la piquera. Por lo general esto se ve en zonas tropicales por la presencia de abejas africanas. Yo presencié un ataque de un enjambre de africana Apis Scutellata a tres colmenas caucásicas en el año 1970. Hoy día no vuelvo a encontrar semejante espectáculo.
Saqueo de colmenas: Es una invasión organizada a una colonia que se encuentra indefensa por no tener reina o por tenerla muy vieja y sin posibilidades de recuperación. El saqueo es planificado y la cantidad de abejas muertas que se observa en la piquera es leve comparado con la gravedad del hecho. Generalmente se produce antes del invierno o principios de primavera y ante situaciones críticas climáticas. Solo las colonias que no tienen reina o tienen una reina vieja o de mala calidad son saqueadas. Las abejas perciben la falta de olor a feromonas de la reina y saben que es una colonia desmoralizada incapaz de defenderse. Simplemente entran a llevar la miel de reserva de la colonia malograda que de todas maneras no tiene chances de sobrevivir. Siempre la colonia sin reina abandona la colmena. Frente a la piquera se observa además mucho aserrín de cera.
¿Cuáles son los síntomas previos al saqueo? : La colmena está rodeada por abejas que merodean nerviosas en vuelo zigzagueante, hay poca actividad de la colonia, pocas abejas guardianas, casi siempre se observa un poco de aserrín de cera enfrente a la piquera.
¿Tiene solución? Antes de que sea atacada y las abejas abandonen la colmena se puede, si vale la pena, fusionarla a una colmenita con buena reina. De esa forma termina el asecho de las abejas saqueadoras ya que cambia la actitud de las abejas, que al tener una reina buena, se disponen a defender la colmena.
Mortandad con forma de cola de cometa:
Las abejas muertas son pecoreadoras que vuelven de la cosecha, se debe casi siempre a intoxicaciones con insecticidas, mueren con la lengua afuera y están cargadas de polen o de miel.

B- PRESENCIA DE MANCHAS EN EL TABLERO DE VUELO
Manchas de diarrea de color amarillo o amarillo tostado, alargadas o elipsoidales, olor a polen fermentado, sin mortandad anormalmente alta de abejas; suelen aparecer después de unos días de mal tiempo, en primavera y desaparecen espontáneamente con el buen tiempo; corresponden a empachos de polen fresco e incapacidad de las abejas para hacer sus vuelos de limpieza. No provoca mortandad de colonias.

C-PRESENCIA DE ASERRÍN DE CERA FRENTE A LA PIQUERA
Si la colonia es fuerte y entra polen se debe al consumo normal de reservas Pero si no entra polen y la colonia está a punto de abandonar la colmena se debe a Saqueo.
Si se observan trozos de cera oscura frente a la piquera se debe al ataque de roedores.

D- PRESENCIA DE LARVAS Y PUPAS MUERTAS FRENTE A LA PIQUERA
Si son recién muertas preferentemente de zánganos se debe a enfriamiento de la nidada por falta de abejas suficientes.
Si las crías (Larvas o pupas) están momificadas se debe a cría yesificada.

E- PRESENCIA DE ABEJAS PEQUEÑAS, con las alas deformadas
Es síntoma de varroa.
Estas colmenas que presentan síntomas de tener alguna enfermedad serán revisadas posteriormente en forma exhaustiva.

COLMENAS SANAS

Si no se observan síntomas de enfermedad, es decir: No hay abejas muertas, ni manchas en el tablero de vuelo, ni abejas volando en zigzag sobre las colmenas, ni aserrín en forma notoria, ni larvas o pupas muertas frente a la piquera: Pasaremos a observar colonias de abejas sanas o aparentemente sanas a las que le evaluaremos el estado de las reservas de alimentos y en segundo lugar, su capacidad potencial de despegue Esto significa que intentaremos evaluar la calidad de la reina en función a lo que observemos en la piquera.

En la primer visita al colmenar, -que en nuestra zona sería a mediados de agosto- hay que aprovechar para hacer una revisión gruesa y exterior de las colmenas retirando todas aquellas que estén sin abejas, (colonias perdidas en invierno). Además hay que hacer una revisión de evaluación exterior observando el ingreso mayor o menor de polen en las colmenas, además hay que evaluar las reservas de miel estimando el peso de las mismas en forma empírica, levantando las colmenas con la mano desde la parte de atrás del piso.

Las colmenas que tengan buen peso y buen movimiento de polen se marcan como buenas, si tienen buena entrada de polen pero están livianas se marcan para agregar reservas, y por último, a las colmenas en las que entra poco polen y están livianas o las que están muy pesadas y sin actividad, hay que marcarlas como defectuosas a revisar.

La entrada de polen se inicia en una colmena con los nacimientos de las larvas, éstas liberan feromonas que incitan a las pecoreadoras a recolectar polen. Una colmena sin cría, por ejemplo: Un enjambre que se instaló en un cajón vacío del depósito, al principio no tiene ingreso de polen, recién al 4º día comienza la recolección ni bien nacen las primeras larvas. En los casos en que se coloca un cuadro con cría abierta para retener un enjambre, inmediatamente comienza la recolección de polen La presencia de la larva provoca la entrada de polen y si hay cría, a no ser que tenga una obrera ponedora, seguro que tiene una reina. A mayor cantidad de cría mayor el ingreso de polen, cuanto mas cría tenga una colmena mejor será su reina. Por lo tanto si aprendemos a evaluar y adjudicar un puntaje a cada colmena de acuerdo con la mayor o menor entrada de polen podremos juzgar la calidad de la reina.

El ingreso de polen refleja la presencia de cría abierta: Cría de obrera o de zángano, puesta por una reina o una obrera ponedora; una reina normal o una consanguínea, Una reina consanguínea nueva puede poner muchos huevos, que darán origen a muchas larvas, que estimularán el ingreso de polen, pero muy pronto esas crías serán destruidas por las obreras dejando ese polen sin consumir. Por lo tanto no siempre un gran ingreso de polen refleja una muy buena reina, pero es un buen indicio. Al evaluar el ingreso de polen debemos tener en cuenta que por la mañana ingresa mucho mas polen que por la tarde, además debemos permanecer por unos minutos hasta poder evaluar el mayor o menor ingreso debido a que las abejas que recolectan polen a veces vienen todas juntas y luego por un ratito no ingresa polen. La evaluación debe hacerse de manera comparativa ya que hay épocas o momentos en la zona que entra mas o menos polen.

Al revisar una colmena también podemos evaluar la calidad de la reina observando su postura en el panal. Una reina buena coloca la cría en forma ordenada, con postura concéntrica, compacta, en cambio una reina defectuosa coloca la postura en forma desordenada, desparramada o salteada.

LECTURA DE LOS PANALES - Revisión interna de la cámara de cría

Para comenzar a destapar una colmena nos colocaremos al costado de esta y le haremos un poco de humo en la piquera propinando una bocanada algo profunda pero sin aproximar tanto el ahumador. A continuación se comienza a aflojar la tapa con mucho cuidado, se abre lentamente mientras se ahuma su interior, una vez en nuestras manos la tapa se debe observar con detenimiento por si está la reina. Luego se la coloca dada vuelta sobre el piso, si tiene algunas abejas se las sacude frente a la piquera, antes de que las abejas reaccionen hay que ahumar sobre los cabezales descubiertos y a continuación hacer una ahumada profunda para que el humo baje por entre los panales. Se retira la primer media alza separándola con la palanqueta, se la coloca sobre la tapa dada vuelta, se retira la siguiente media alza si lo hubiere, siempre cuidando de no abandonar el humo. Ahora que llegamos a la cámara de cría ya podemos hacer la primer evaluación visualizando desde arriba cuantos cuadros cubren las abejas. Si deseamos revisar los cuadros de la cámara de cría, lo primero que debemos hacer es aflojar y separar los cuadros que se van a levantar. Comencemos por despegar con la palanqueta (pinza universal) el último cuadro haciendo palanca entre los dos a la altura de los hombros de los cabezales y la pared. Una vez que se aflojó el último cuadro se lo toma con la pinza y se lo retira con mucho cuidado ahumando para que las abejas bajen y no se las lastime al retirar el cuadro. Se coloca el cuadro a un costado de la cámara de cría apoyado al cajón. Para mayor comodidad se puede retirar el del otro extremo y así nos quedarían 8 cuadros en la cámara de cría para revisar, Además se obtendrá mas lugar para separar al cuadro que se quiere extraer sin matar abejas o la reina con los roces de los cuadros No creo necesario aflojar todos los cuadros, simplemente mover en un solo movimiento los cuadros adyacentes al que deseamos retirar, para aflojar ese solamente y retirarlo con cuidado de no matar abejas. Una vez que se revisó la cámara hay que colocar con cuidado cada cuadro en su lugar y volver cada alza y tapar con movimientos firmes pero sin brusquedad.

REVISIÓN DE PANALES DE CRÍA

Así como la observación de la piquera nos da una idea clara de la calidad de la reina, la fuerza de la colmena y su peso, la cantidad de reservas. Observando los panales de cría también podemos evaluar el estado de una colmena y lo que le puede estar pasando. El panal es como un mapa, una radiografía que hay que saber interpretar para saber lo que pasa en la colmena. Ese mapa o radiografía debe tener un papel de buena calidad, debe ser sano, no debe tener suciedades, rajaduras, arrugas; que impidan la lectura del mismo. Así también los panales deben ser de buena calidad para interpretar acertadamente lo que en realidad tiene y refleja, y si no al menos, debemos saber que a consecuencia del deterioro del mismo, se ve distinto.
Los buenos panales de cría deben estar formados en su mayoría por celdas de cría de obrera con muy pocas celdas de cría de zángano. El que debe encontrarse si lo hubiera, en las esquinas inferiores del panal. El panal debe ser nuevo con un reticulado uniforme y compacto de celdas de cría de obrera, no necesariamente deben ser claros, pueden ser oscuros pero livianos, los panales pesados son viejos y hay que renovarlos.
Hemos visto como debe ser un buen panal para la cría. Ahora veremos como son los panales con la cría.

A) PANALES DE CRÍA NORMALES

En los buenos panales hay crías de todas las edades, incluso huevos pero no hay celdas reales. Esto significa que la colmena tiene reina, pero para saber como es esa reina debemos juzgar por la cantidad y aspecto de la cría.

REINA BUENA

Una buena reina se caracteriza por tener una puesta de cría de obrera abundante y compacta. La reina comienza la postura por el centro del panal y avanza ordenadamente y en forma concéntrica a desovar hacia afuera del panal empujando la miel hacia arriba quedando un borde fino de miel contra el cabezal. Las buenas reinas forman una zona uniforme y pareja de postura de cría de la misma edad formando como un tapiz que en casos de reinas muy potentes cubre casi toda la superficie del panal. Una vez que estas pupas nacen, queda toda la superficie cubierta de postura reciente. De esta forma el panal va tomando un aspecto distinto con el correr de los días, pero siempre se notan zonas bastante amplias de cría operculada o de cría abierta o huevos recién puestos. Una buena reina debe poner una gran cantidad de huevos en el mismo panal y después pasar a otro, Salvo que se trate de un núcleo o que se revise muy temprano una colonia, los panales deben estar cubiertos de amplias planchas de cría de la misma edad y muchos panales con cría para considerar que se trata de una buena reina.

REINA DUDOSA:

Hay mucha cría pero no es compacta la postura.
En la mayoría de los casos se trata de una reina que debe ser reemplazada. Hay reinas que son muy prolíficas pero desordenadas, estas reinas también deben ser reemplazadas, puede ser que sean consanguíneas mostrando un panal con el típico aspecto de la cría salteada. O la cría salteada y de postura despareja de edades distintas en celdas vecinas pueden ser los primeros síntomas de envejecimiento de la reina. En todos los casos conviene reemplazarla fusionándola con un núcleo.
Hay poca cría pero es compacta.
A menos que se trate de un núcleo o de una colmena que recién está reiniciando el desarrollo primaveral, de lo contrario ya sea que tenga poca postura con espacio o que tenga un anillo de miel que impida aparentemente la evolución del nido teniendo lugar donde depositar esa miel, significa que esa colmena tiene una reina dudosa que hay que renovar fusionándola con un núcleo.

MALA REINA

Cuando tiene poca cría y no es compacta, es porque tiene una mala reina que hay que cambiar fusionándola con un núcleo.

B) PANALES ANORMALES

Panales anormales son: a) Los que no tienen cría de todas las edades, b) Presentan celdas reales en sus panales, c) Tienen cría de todas las edades pero de zángano, d) Tienen defectos en la postura por consanguinidad o alguna enfermedad.

a) Falta de cría de alguna edad

  1. Si hay huevos y cría abierta: Es síntoma de que hay reina nueva que recién comienza a aovar, si la colonia se atrasó hay que agregarle un cuadro con cría cerrada de otra colmena o fusionarla con otra colmena venida a menos que no tenga reina, o que tenga reina vieja o de mala calidad.

  2. Si hay cría operculada solamente y no hay celdas reales significa que: a) La reina nació pero todavía no pone huevos b) La reina nació pero se extravió en su vuelo nupcial, lo que sí es cierto es que la colonia no tiene su reina hace tanto tiempo como días de vida tenga la cría mas joven. Hay que observar bien si no se ven rastros de la celda de reina que ya nació. Si es así significa que puede tener una reina nueva, pero si es una colmena venida a menos y se debe esperar que la reina ponga huevos y evolucione sola va a pasar la temporada y esta colmena no nos servirá para nada. Mejor es fusionarla con un núcleo que tenga una reina buena. Si no se tiene un núcleo para fusionarla, agregar un panal con cría recién nacida y huevos de otra colmena, Si no tiene reina las abejas obreras estirarán celdas reales y si tiene reina, nunca viene mal un incremento de la postura.

  3. Si no tiene cría de ninguna edad. Cosa muy difícil, hay que observar bien y lo mas probable que se encuentre postura de obrera. Si todavía no hay postura de obrera, fusionarla a un buen núcleo, o agregar un panal con cría nueva y huevos.

b) Presencia de celdas reales

Anormal es una forma de decir, en realidad son panales que reflejan ciertas perturbaciones mas o menos corrientes en la evolución de la colonia. Las abejas no se reproducen en situaciones normales y de equilibrio de la colonia, tienen que producirse situaciones bien definidas para que se inicie el proceso de transformación en la colmena que induce a las obreras a reproducir su reina.
Ya describí las situaciones en que se desencadena la formación de las celdas reales de Emergencia, Reemplazo y Enjambrazón. En todos los casos tienen un denominador común: LA FALTA DE SUSTANCIA REAL, En el primer caso desaparece la sustancia real o feromona de la reina, en el segundo disminuye la cantidad liberada y en el tercer caso se retransmite con dificultad entre las obreras.

¿Qué hacer en cada uno de los casos?

  1. Si encontramos una colonia que tiene celdas reales de emergencia, (son aquellas que se encuentran diseminadas por todo el panal y en cualquier posición. Es síntoma indiscutible de que esa colonia no tiene reina, que la mataron las *obreras, o que la matamos nosotros en un descuido. Si están abiertas, es porque la reina desapareció, de máximo 5 días antes y si las celdas están cerradas, con la punta bien rugosa es porque falta poco para nacer y si la punta tiene roída la cera y se ve el capullo es síntoma de nacimiento inminente. Si se encuentran por nacer las reinas y la colonia es de las mejores y por un descuido se la mató se pueden utilizar las celdas para hacer núcleos. Si se dispone de núcleos con reinas seleccionadas que es una sana costumbre, en todos los casos conviene fusionarlos con estas colonias huérfanas para aprovechar su reina y darle un empujoncito que compense el atraso producido a consecuencia de la ausencia de postura. *(Puede suceder que la reina fue reemplazada en forma natural por las abejas y que ésta ya había puesto varios panales con cría pero muy nueva y nerviosa Al revisar la colmena y no tratarla con cuidado, tal vez muy apurado o de forma brusca, se estresa a la reina y a las abejas también nerviosas que interpretan una actitud agresiva de la reina y la matan a pesar de ser nacida de huevos de esa colonia, la matan asfixiándola entre varias obreras)

  2. Si encontramos en el medio de un panal de cría, dos o tres celdas reales bien grandes, son celdas de reemplazo y significa que las obreras detectaron alguna anormalidad de la reina y la están renovando por otra que siempre es superior. En la mayoría de los casos la reina defectuosa sigue poniendo inclusive después de que nacen las de reemplazo. El cambio es tan gradual que generalmente no es percibido por el apicultor. En estos casos hay que dejar que las abejas hagan el recambio pero tenemos que marcar la colmena para evitar molestar a la misma cuando la nueva reina joven y nerviosa esté en plena postura, La reina recién adquiere el grado de madures suficiente como para no perturbarse ante una visita del apicultor, a los treinta días de iniciada la postura, es decir, cuando se ve rodeada de sus hijas.

  3. Si las celdas se encuentran en un rosario en el borde inferior y los costados del panal, es síntoma de que la colonia está dispuesta a enjambrar o ya enjambró. En este caso, si las celdas están recién hechas hay que hacer suficiente lugar para la postura de la reina retirando cría y abejas como para hacer un núcleo y reemplazar esos cuadros por otros vacíos y listos para albergar los huevos de la reina. Agregar además alzas melarias suficientes. Si las celdas ya están cerradas es muy probable que ya se haya ido el enjambre, de todas maneras hay que aprovechar esas celdas para hacer varios gajos o núcleos ya que son las mejores celdas para reproducir las colonias

c) Tienen cría de todas las edades pero de zángano

Estamos en presencia de una colmena zanganera con obreras ponedoras:

¿Cómo se reconoce en sus comienzos a una colonia con obreras ponedoras?

Dejando de lado las definiciones, el debate en cuestión se refiere a las colonias de abejas que han perdido su reina y no la han podido recuperar provocando la aparición de obreras ponedoras Es cierto que las reinas jóvenes a veces ponen mas de un huevo en cada celda pero lo hacen en plancha, en gran parte del panal y los huevos son depositados al fondo de la celdilla. También es cierto que puede ocurrir que una reina fecundada coloque una gran cantidad de postura en plancha de zánganos, que se diferencian de los zanganitos de la obrera ponedora, por ser colocados en celdas para zánganos y los de la obrera ponedora, son colocados en cualquier tipo de celdas. La postura de una obrera ponedora se puede detectar apenas iniciada la misma por las siguientes características: 1) La postura de varios huevos en una celda de obrera o de zángano, 2) Postura en una parte reducida y bien definida del panal. 3) Los huevos son colocados pegados a la pared de la celda por no poder alcanzar el fondo con su corto abdomen.4) Se percibe un estado de excitación muy particular en la colmena. 5) Acumula polen en exceso. 6) Un poco mas tarde aparecen falsas celdas reales largas a semejanza de dedos que contienen una larva de zángano y gran cantidad de jalea real.7) Se ven como unos cráteres llenos de jalea real. 8) Cuando el proceso ya está muy avanzado se ven las celdas de obrera con opérculos redondeados típicos de los de zánganos. En una palabra, Una colmena con obrera ponedora, a la que corrientemente llamamos zanganera, es muy fácil de identificar, casi que sin abrir la colmena se puede percibir el desorden y desequilibrio de una colmena zanganera con obreras ponedoras.

Veamos un poco de teoría

La reina y las larvas liberan feromonas que inhiben el desarrollo de los ovarios de las obreras, pero una vez que desaparece la reina y con ella las feromonas reales y son operculadas las celdillas de las larvas y faltar también las feromonas larvarias; una o mas obreras comienzan a desarrollar los ovarios y en poco tiempo ponen huevos sin fecundar que dan origen a las zanganitos tan característicos de las colmenas zanganeras. Una vez que la colonia tiene una reinita falsa o obrera ponedora ya no es posible colocar otra celda real porque las obreras ponedoras liberan feromonas reales que impulsan a las demás obreras a destruir todas las celdas reales.

Es por eso que debemos revisar lo menos posible la cámara de cría y cuando hacemos núcleos utilizar cría abierta con postura reciente y larvas jóvenes para evitar por mayor tiempo el desarrollo de los ovarios de las obreras. Es conveniente utilizar solo nodrizas ya que no son agresivas y no agraden a la reina por mas que se asuste. Después de la revisión a los dos días para comprobar que la reina nació y en caso contrario, reponer la celda, ya no es conveniente revisar el núcleo hasta que hayan pasado al menos 30 días de postura de la nueva soberana, momento en que llega a su primer estado de madurez y serenidad.

Cómo influye la raza

Se descubrió que en las razas europeas las obreras tardan unas tres semanas en desarrollar los ovarios después de que desaparece la reina y sin embargo en las abejas africanas apenas en una semana ya las obreras pueden tener desarrollados los ovarios y lograr poner ovulitos viables. Esta habilidad de las abejas africanas es la responsable de dificultar muchísimo la obtención de híbridos de dichas abejas ya que muy temprano, a pocos días de haberse quedado huérfana la colonia, ya hay olor a feromonas de reina, liberada por las obreras ponedoras, lo que hace imposible el injerto de una celda real o la introducción de una reina.

¿Por qué una obrera se transforman en falsa reina?

¡Siempre, la naturaleza es sabia!. Una pequeña plantita desnutrida, esmirriada, con apenas un par de hojas, es capaz de dar una flor para reproducirse y perpetuar la especie. En las abejas pasa algo parecido, en el caso de las obreras ponedoras, ante la imposibilidad de criar otra reina y así continuar con el ciclo normal de vida, una obrera desarrolla el ovario y comienza a poner huevos infecundos que se transformarán en zánganos. No puede continuar con una vida normal pero hace un último intento de perpetuar la especie por medio de los zánganos. En condiciones naturales y sin la intervención del hombre es muy difícil que una colonia de abejas llegue a la situación desesperada de criar zánganos mediante las obreras ponedoras. Si la reina envejece o ya no rinde, la colonia la renueva sin eliminar la soberana decadente, conviven la nueva con la vieja hasta que queda solamente la nueva. Cuando enjambra llega a producir en muchos casos varias reinas con sendos enjambres, y en situaciones muy traumáticas solamente llega al extremo de criar obreras ponedoras. Si llega a morir la reina en forma súbita, cría celdas reales que volverán a reponer a la soberana, y si ésta es atrapada por un pájaro o se extravía o no logra fecundarse por cuestiones climáticas, recién allí, al no disponer de larvas aptas para transformarse en reinas, se desarrollan los ovarios de una obrera y comienza el principio del final de la colonia, pero la vida continúa en las crías que den los zánganos de la colonia en extinción.

El apicultor casi siempre es el responsable de que la colonia de abejas llegue al extremo de tener que criar zánganos como última oportunidad de perpetuar la especie. El apicultor que siempre piensa que está criando un animalito doméstico indefenso que si no lo atiende no prospera y que depende del mayor o menor suministro artificial de alimento chatarra que le provee. El apicultor que revisa una y otra vez la colonia matando sin querer en muchos casos en forma directa a la reina joven que aún no inició la postura o provocando que las abejas maten a su nueva y flamante soberana ya que esta es asustadiza y ante la menor perturbación de la colonia libera feromonas de alarma que son interpretadas por las abejas pecoreadoras como una agresión y en su defensa, matan a su propia soberana por asfixia.

Si el apicultor mata sin querer a la reina y hay postura y larvas jóvenes, la colonia intenta reponerla criando celdas reales de emergencia, pero el afán por cuidar de la colonia hace que en pocos días el apicultor abra la colmena ya sea para alimentar, mover cuadros bloqueados y vaya a saber por cuantos motivos mas. En cualquiera de esas revisiones provoca la muerte por asfixia de la nueva reina. En este caso ya no hay larvas jóvenes como para volver a empezar y la colonia comienza el final del camino criando obreras ponedoras para salvar al menos la continuidad de la especie.

Es común que por revisar con frecuencia, cuando hacemos núcleos, terminemos con un montón de zanganitos.

¿Qué se debe hacer con las colmenas zanganeras?

Las colmenas zanganeras entraron en un proceso destructivo irreversible salvo que se detecten las ponedoras y se las sustituya por una buena reina y como esto es lo mismo que tirar pólvora en chimangos, (invertir en una reina nueva para un puñado de abejas viejas desgastadas con poca vida útil) conviene desarmarla en el colmenar para que las pocas abejas que quedan se metan en las otras colmenas.

d) Defectos en la postura (cría salteada)

Si no es por enfermedad, se trata de consanguinidad:
El primer indicio de que nuestras abejas sufren este problema, es la cría salteada, que no debe confundirse con ningún tipo de enfermedad de la cría.
Ahora bien, ¿qué entendemos por cría salteada y en qué porcentaje? Nos referimos a la observación del área de cría operculada, que hay en un panal 13 días después de que la reina tuvo oportunidad de aovarlo. Se entiende que para esta prueba, introducimos el día 0, un panal obrado vacío en el centro de una cámara de cría, con lo cual la reina empieza a aovar 24 horas después. Probablemente ambas caras del panal estarán totalmente aovadas hacia fines del día 3. El día 13 retiramos el marco y medimos un área de 10 celdas X 10 celdas del centro del panal. De las 100 celdas que componen esta superficie, debemos contar todas aquellas que no contengan cría operculada.
En el caso de contar 15 o más celdas que no contengan cría operculada, podemos afirmar que hay un alto grado de consanguinidad en nuestras abejas, y tanto más elevado cuanto menos cría operculada encontremos. Esta simple prueba nos permite determinar el "porcentaje de viabilidad de la cría" de la reina que fue testeada; Que debe ser del 85% o más para considerarla bien apareada, lo que significa que de cada 100 huevos que ella ponga por lo menos 85 deben terminar en abejas obreras.

Consecuencias de la consanguinidad

  1. La colonia con una reina con apareamientos consanguíneos y con baja viabilidad de la cría podrá ser tan prolífica como la reina bien fecundada pero la productividad de la colonia no va a ser la misma ya que las larvas consanguíneas son retiradas a los pocos días de nacer.

  2. Falta de despegue en primavera, esto es colmenas que no crecen al ritmo de las demás.

  3. Las Colmenas con reinas de apareamientos consanguíneos son más susceptibles a contraer enfermedades.

  4. Tienen dificultades para pasar la invernada.

  5. Ineficiencia en la pecorea, es decir, abejas haraganas.

  6. La presencia de la cría libera feromonas que estimulan la recolección de polen. Como las crías consanguíneas son retiradas antes de los tres días, producen estímulo que hace que las obreras pecoreadoras recolecten el polen, que no es consumido ya que este es utilizado por las larvas mayores de tres días. Esta es una de las consecuencias del bloqueo con polen en colmenas con reina con apareamientos consanguíneos.

  7. Con menos pecoreadoras deben recolectar polen como si fuera una colonia normal, por lo tanto son menos las pecoreadoras que pueden dedicarse a la colecta de néctar.

  8. Las reinas con apareamientos consanguíneos, si son prolíficas, no son reemplazadas por las obreras porque producen mucha sustancia real por la abundante postura. Recién cuando la postura se vea afectada por el bloqueo con el polen, las obreras perciban algún defecto en la reina y la reemplacen. A toda colmena que presente síntomas de cría salteada, conviene sustituirle la reina. Estos son los casos de excepción en la determinación del índice de ingreso de polen en la piquera. A pesar de tener un alto índice de ingreso de polen, no tienen una buena reina.

¿Cómo reducir los riesgos?

Por lo explicado, es sencillo darse cuenta que la consanguinidad dentro del colmenar es sumamente perjudicial, ya que al elevar el número de reinas y zánganos hermanos aumenta la posibilidad que se sumen alelos iguales llegando el caso de superar hasta un 50% de nacimientos de machos diploides, por lo que la colmena no avanzará ya que no habrá nacimientos de obreras.
Existen algunas técnicas para reducir el riesgo de consanguinidad en la cría de reinas; algunas de las formas más sencillas son:

  1. Trabajar con mas de una línea genética, es decir tener más de una madre.

  2. Intercambiar material con otros productores apícolas confiables.

  3. Nunca criar y fecundar en el mismo apiario, es decir tener un lugar para la cría y otro para los núcleos de fecundación.

Como se sabe, las hembras de las abejas -reinas y obreras- nacen de un huevo, que es la unión de un óvulo de la reina con un espermatozoide de uno de los 10 a 15 zánganos que se aparearon con esa reina. En tanto que los zánganos nacen de los óvulos de la reina, esto significa que la reina produce zánganos sin necesidad de aparearse. Esta particularidad del sistema reproductivo de las abejas se denominó PARTENOGENESIS en 1845 cuando Dzierzon describe por primera vez el fenómeno. En 1986 el brillante apicultor uruguayo Samuel de León del Río, lo rebautizó como TELIGENESIS, en su muy interesante libro "He aquí las abejas" (Editorial Hemisferio Sur), y nos ayudó a comprender que los zánganos de una colmena son medios hermanos de la reina que puso el óvulo de donde nacieron, y no sus hijos como la teoría de la partenogénesis establecía.

Uniformar colmenas

Una vez que hemos resuelto los primeros inconvenientes tendremos las colmenas mas o menos ordenadas. Con el pasar de los días las buenas y las que logramos mejorar, ya sea por haber alimentado a tiempo o por haberle fusionado adecuadamente una colmenita con buena reina, despegarán en punta dejando rezagadas a las demás.

Como la cosecha se avecina no podemos esperar a que estas colonias rezagadas reaccionen, por lo tanto:

  1. Si tienen una buena reina la fusionamos con otra que tenga una reina mediocre o le agregamos un enjambre recién cazado del monte

  2. En caso de que se tenga una colonia mediocre se la puede fusionar a un buen núcleo

Una vez que logramos uniformar las colmenas y todas están fuertes lo único que queda por hacer es agregar suficiente cantidad de alzas melarias vacías.

Este sitio usa cookies para facilitar la navegación. Sin seguimiento comercial :-)