Imprimir
 

Tamaño de la celdilla, Distancia entre panales y Posición de los panales (Housel)
Sin Fármacos, Sin Alimento Chatarra, Solo Cera, Miel, Polen y Propóleos

Orlando Valega, apicultor de “Apícola Don Guillermo”
Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Siempre pensé que deberíamos respetar las reglas que nos impone la naturaleza. Que el hombre en su afán por superarse casi siempre quiere imitar a Dios, en cierta forma se siente un poco Dios; Creador, inventor, transformador, dueño de la vida, patrón del universo. Pero en su afán por sentirse un poco Dios, se olvida que las cosas en la naturaleza no están hechas por azar, que cada especie ocupa su lugar en la rueda de la vida, que cada vida tiene un rol a desempeñar y para poder cumplir con ese rol, necesita que se respete su forma de vida adaptada al medio por millones de años, en el caso que nos ocupa, la vida de la colonia de abejas.

El hombre busca utilizar los recursos que le brinda la naturaleza en su beneficio y no está mal que se intervenga en cierta medida en el ciclo natural, pero siempre que respete el equilibrio interno elemental para la vida del organismo y el externo, en su relación con el medio ambiente. Es mas, el hombre haciendo honor a su capacidad de raciocinio debería mejorar el nivel y calidad de vida de la colonia de abejas y lograr un mejor equilibrio con las demás vidas del entorno. Por ejemplo, si se pudiera lograr colonias sanas, fuertes, con abejas pequeñas de vuelo distante, que recolecten mas miel y polen y a su vez polinicen a mayor cantidad y variedad de especies, estaríamos logrando modificaciones a favor de lo natural. Pero si agrandamos las celdillas de las ceras estampadas intencionalmente para lograr abejas mas grandes, pensando que estas pueden producir mas, y como resultado no solo logramos colonias que no producen mas, sino que se vuelven susceptibles a las varroas y a su vez por las heridas de las varroas a otras enfermedades que obligan a utilizar fármacos, contaminar la naturaleza, producir menos, gastar mas y por sobre todo, brindar a la naturaleza abejas incapaces de lograr vuelos mas largos y tan grandes que no pueden pecorear en flores pequeñas dejando fuera del ciclo natural de vida a muchas especies vegetales.

Las colonias de abeja en la naturaleza eligen los lugares en el que asentarán su nido y no siempre concuerda con lo que nosotros creemos que es mejor para ellas. Parece caprichoso, muchas veces noté que en vez de entrar el enjambre en una colmena vacía armada con 10 cuadros limpios labrados, optan por ocupar otro cajón vacío, roto y lleno de mugre. Todos los años dejo al costado de un viejo camino vecinal nucleros viejos con cuadros labrados para cazar los enjambres migratorios de estación, a los pocos días controlo los que están cargados para retirarlos luego. Ocurrió que en un sector, después de haber ingresado los enjambres, unos 10 aproximadamente en un recorrido de unos 100 metros, cuando fui a retirarlos ya no estaban mas, se fueron y dejaron vacío el lugar. En ese trayecto de 100 metros no quedó ninguno.

Coloco colmenas para polinización en la quinta de Sandía de un amigo. Cada vez que él traslada de lugar la plantación, yo traslado mis colmenas. Las tenía en el fondo del campo a unos dos kilómetros de la ruta, las colmenas no me rindieron y se me venían a menos sin explicación alguna, fue un año de muchos dolores de cabeza. El año siguiente cambió de lugar y las trasladé como siempre de nuevo. A los 15 días fui a revisar el colmenar y no podía creer lo que veía, los panales estaban blanqueando, llenos de cría, no parecían las mismas colonias esmirriadas de unos días atrás.

Al poco tiempo el encargado de una quinta de citrus que está frente al Sandial, cruzando la ruta, me ofreció el lugar para colocar algunas colmenas. Para aprovechar la floración del limón trasladé unas 50. Otra vez los dolores de cabeza, las colonias se me venían a menos sin explicación alguna. Opté por retirarlas y llevarlas al sandial y como por arte de magia las colmenas mejoraron y comenzaron a producir abundantemente.

“Yo no creo en las brujas pero de que las hay las hay”, le contesté a una niña que me preguntó si yo creía en las líneas de Hartmann y Curry. Algo hay que influye en las colonias y que hace que las mismas prosperen un lugar y en otro no. Hay alguna razón para que los enjambres prefieran la caja vacía y no una con panales labrados. Seguramente que debe haber alguna explicación a la huida de los enjambres que entraron en las cajas y después en forma masiva las abandonaron. Hay lugares preferidos para anidar por los enjambres y otros donde jamás bajan ¿Serán las fuerzas magnéticas como dicen Hartmann y Curry? Hay algo que influye sobre la abeja para que esta se sienta mas cómoda en un lugar que en otro. Podrán ser las fuerzas magnéticas o no, pero lo importante es saber detectar los lugares preferidos por las abejas en forma natural, antes de ubicar nuestros colmenares.

Dicen que en la naturaleza las abejas construyen los panales en sentido norte sur magnético y no de este a oeste como acostumbramos colocar los apicultores, y a decir verdad casi todos las colonias silvestres que observé tienen esa posición norte sur de sus panales al menos en el nido de cría.
Muchas veces le reclamé a mi proveedor de cera estampada que me estaba vendiendo una cera de mala calidad porque las abejas me la rechazaban, hacían un panal pegado a cada cara de la cera estampada y no estiraban las celdillas, pero después de leer a Ed y Dee Lusby llegué a la conclusión que las abejas naturales capturadas son mas chicas y no pueden estirar las celdillas artificiales mas grandes que tiene la cera estampada. O tal vez no respeté la posición correcta de colocar los panales según Michael Housel. En parte mi padre solucionaba este inconveniente colocando una tira de cera junto al cabezal y dejaba que las abejas labren los panales a su gusto.

Mucho se comentó sobre la dificultad de italianizar las colonias africanizadas, se dice que hay un rechazo racial, pero en realidad parece que se trata de la dificultad que tiene la colonia de abejas en criar larvas notablemente mas grandes en celdillas mas chicas labradas por las abejas africanizadas. El proceso inverso, la africanización de las abejas criollas y europeas parece tener gran éxito, y seguramente la pequeña larva se puede criar lo mismo en una celdilla mas grande.

Siguiendo el pensamiento de Ed y Dee se me ocurrió medir el tamaño de 10 celdillas de los panales del nido de las colonias silvestres y para sorpresa encontré que tienen alrededor de 4.9mm, lo que significa que las celdillas son significativamente mas pequeñas que las que trae la cera estampada.
Medí también la separación entre panales de cría y¡... ! ¡Mas sorpresas!, Midieron entre 3.3 cm y 3.4 cm de distancia entre sus ejes, contra 3.6 cm que tienen mis cuadros. Yo que siempre observé la naturaleza y traté de imitarla estaba manejando colonias con cera estampada cuya celdilla es mas grande que las que tienen las mismas colonias en estado natural, si bien a la mayoría de los cuadros se le colocó una tira de cera estampada y no la totalidad de la plancha permitiendo a las abejas labrarlas al tamaño de su instinto. Pero la distancia entre panales, ¿Cómo se me pasó? . Leí que algunos sugieren utilizar 9 cuadros en la cámara de cría y sin embargo respetando la distancia natural que tienen los panales podría utilizar 11 cuadros en la cámara de cría.

Poco después buscando mas información sobre el paso de la abeja y distancia entre panales, leí un artículo de Ed y Dee sobre la posición que había observado Michael Housel de los panales en las colmenas salvajes y realmente comprendí mi gran desconocimiento de muchos de los secretos que guardan las abejas en sus estructuras naturales que todavía debemos estudiar. Michael Housel de Orlando Florida descubrió que hay una constante en la posición de la “Y” que se forma en el fondo de las celdillas de los panales. Todas las caras que miran hacia fuera tienen la “Y” con la abertura hacia arriba y las caras que miran hacia adentro las tienen en posición invertida “A”. La cera estampada respeta este principio observado por Housel y podemos ver que de un lado están con la “Y” hacia arriba y del otro para abajo. Michael Housel observó además que las colmenas salvajes labran al comienzo un panal central con las “Y” en ambas caras mirando hacia abajo. ¿Cuan lejos estamos de los principios naturales que rigen la conducta instintiva de las abejas al labrar sus nidos? ¿Cómo nos alejamos tanto? Cuando hace mas de 100 años, los apicultores percibieron que hay que respetar la posición de las “Y” al fabricar las ceras estampadas, ¿Cómo no se dieron cuenta de que en las formaciones naturales hay que respetar una posición determinada?

Un poco de historia: “Origen de la cera estampada” Por Ed y Dee Lusby

La primera fundación artificial de cera estampada fue hecha en Alemania en 1842 por Gottlieb Kcretchmer. Fue hecha con un par de rodillos grabados, utilizándose almidón para evitar que la cera adhiera a los rodillos. El dispositivo consistió en una tira del lino que remontaba, cubierta con una composición de la cera y de almidón blanco, sobre el cuál fue impreso el cuadro de fundación o la base de las celdillas, pasándola por un par de rodillos grabados.

Jean Mehring. En 1857 vertió la cera entre dos moldes del metal, y Root (EEUU) en 1876 fue el primero que utilizó una prensa del rodillo del metal, para estampar la cera. Otto Schenk en 1872 produjo y demostró que la fundación con los arrancadores de proyección para las paredes laterales y Johon Long (EEUU) en 1874 produjo un producto similar. D.S. Given (EEUU) cerca de 1879-1881, utiliza la cera estampada con alambre producida en una prensa, pero recién en 1892 E.B. Weed (EEUU) produjo la hoja de cera de larga longitud entre los rodillos. Todo este adelanto en la fabricación de la cera estampada, es una etapa que conduce en el siglo XX a lo que denominamos apicultura moderna, en relación con la tecnología, como así también, el inicio de todos los problemas acuciantes causados por los ácaros parásitos y enfermedades secundarias asociadas.

Podríamos decir que la era actual de la cera estampada comenzó alrededor de 1891 en Bélgica con la introducción de la cera estampada de 920 celdillas por decímetro cuadrado, lo que daría una distancia de 4,6 centímetros y 4.7 centímetros cada 10 celdillas de obreras. Todos los apicultores adoptaron este tamaño de la celdilla. Los expertos de ese tiempo creyeron que era ventajoso producir tantas abejas como sea posible en la menor superficie del panal pero: El profesor U. Baudoux de Bélgica publicó un artículo en Progress Apicole en Junio de 1893, abogando por el uso de Celdillas más grandes en la cera estampada. Parece que profesor Baudoux quiso mejorar el vigor de las abejas forrajeras. Pensaba que con el mayor tamaño se conseguiría un radio de acción mayor, que las abejas visiten mayor cantidad de flores y así obtener más néctar, más tarde esto se hallo correlacionado con el largo de la lengua. Experimentó con el tamaño de Celdillas hasta el límite de 750 celdillas por decímetro cuadrado. El mayor tamaño de las celdillas lo obtuvo estirando la cera estampada. El Profesor Baudoux experimentó con varios tamaños de celdillas por decímetro cuadrado de cera estampada, 750, 740, 730, 710 y menores a 675. También experimentó con varias maneras de medir las celdillas e ideó su propio sistema de la medición.

El Profesor Baudoux fue tan elocuente con sus experimentos, y tal el grado de convencimiento, que la fabricación de cera estampada comenzó a partir de allí a agradar las celdas, y no paró nunca. En las décadas de 1920, 1930 y 1940 se realizaron la mayor cantidad de trabajos sobre el tamaño de las celdas. En nuestros días se utilizan cera estampada con celdillas de 5,7 mm en forma estándar Pudiendo hallarse cera estampada de más tamaño.
El profesor Baudoux era un seguidor de la llamada Teoría Lamarckiana, creía que era posible mejorar la abeja permanentemente, dándole la ocasión de crecer más grande en cada generación. Sin embargo, un seguidor de la Teoría Darwiniana o Mendeliana, sabe que este concepto es incierto; y las abejas mismas confirman esta crítica (incluso cualquier apicultor lo puede comparar midiendo panales de abejas silvestres) Firmado: Dee A. Lusby, Tucson, Arizona, los E.E.U.U., 1-520-748-0542

El tamaño de las celdillas y el control de las enfermedades: Por Raymond Zimmer

“En 1880-1890, antes de los primeros ensanchamientos de la cera estampada (considerados 100 años después como "manipulaciones"), la medida para la abeja europea era entre 4,8 y 4,9 mm. En el 2003 no es pues aberrante querer dar a nuestras abejas, no un tamaño de celdilla elaborado por una lógica humana conocida por su antropomorfismo, sino todo lo contrario, el tamaño que genéticamente la abeja tiene fijado desde siempre. En efecto, el ensanchamiento de la celdilla de abeja ha preocupado a los apicultores durante algunos decenios, concretamente entre 1890 y 1930. Fue Baudoux, creo, el mayor defensor de este invento. Se obsesionó con el slogan "cuanto más grandes nuestras abejas, mejores serán nuestras cosechas ". Es necesario reconocer que ciertos investigadores, amateurs por lo general, señalaron que a partir de celdillas de 5,75mm se producen graves desequilibrios.

Nadie parece conocer las causas exactas que provocan una disminución de varroa en la celdilla de talla natural. Algunos hablan de falta de espacio, otros, como yo, piensan que la reducción del tamaño de la celdilla tendría como consecuencia un ligero aumento de la temperatura del nido de cría. En efecto, para una celdilla que mide 5,75 mm, hay 700 celdillas por dm2, mientras que para 4,8 mm hay 1.000 celdillas por dm2. Por lo tanto, cuanta mayor densidad de puesta, mayor temperatura en el nido de cría podrá acumularse. Dejando aparte las habladurías, estas elucubraciones teóricas no son sólo puras suposiciones. Por el contrario, si mis informaciones son exactas, la abeja india, la Apis cerana, tendría una temperatura de puesta superior en 2°C en relación con nuestra abeja. Esta pequeña diferencia sería suficiente para desviar a las varroas de las celdillas de obreras a las de zánganos”. Raymond Zimmer

Ed y Dee Lusby: Ed es la cuarta generación de apicultores y se casó con Dee en 1984 dedicándose ambos a la apicultura en Tucson, el desierto de Arizona. EEUU. Prefieren la flora natural del desierto a las zonas con grandes cultivos contaminados por las drogas fitosanitarias. Cautivado por el manejo natural que hacen de sus abejas Ed y Dee, que en cierto modo se parece al que siempre hizo mi padre; comencé a leer sus trabajos, y comprendí cuan alejados estamos aun de conocer todos los secretos de la vida natural de las abejas. Al igual que nosotros, no utilizan fármacos, no colocan productos dentro de sus colmenas, ni las alimentan. Seleccionan las cepas mas resistentes y lo pueden hacer porque sus abejas deben sobrevivir a las enfermedades o sucumbir como sucede en la naturaleza donde se hizo una verdadera selección por millones de años. Como siempre, la varroa fue la “Vedette”, mató muchas colonias de abejas pero de la experiencia y de los tropiezos surgió la solución.

Ed y Dee notaron que reduciendo el tamaño de las celdillas se conseguía reducir el tamaño de la abeja y así volver al tamaño natural que tenía antes de los años 1890, momento de la historia de la apicultura que considera el inicio de un ciclo lleno de enfermedades para las colonias ya que influenciados por el Profesor U. Baudoux cambiaron deliberadamente el tamaño de las celdillas de las ceras estampadas buscando aumentar el tamaño de las abejas, cosa que lo lograron, lástima que el objetivo de mejorar el rinde y la calidad de vida de las abejas no se logró y por el contrario, para Ed y Dee el gran tamaño de la celdilla es el responsable de la aparición de la varroa como plaga incontrolable en las abejas Apis mellifera. La reducción de la celdilla y la vuelta al tamaño natural de la abeja trajo como consecuencia la disminución de la infesta de varroa y el “no uso de drogas” permite la selección natural de las mas resistentes.”El autor”.

Influencia del tamaño de la celdilla en el comportamiento reproductivo de Varroa destructor en colonias de abejas africanizadas

Las abejas africanizadas en el Brasil son tolerantes al acaro varroa destructor mientras que las abejas de origen europeo son susceptibles al mismo. Las abejas africanizadas construyen los panales con celdillas pequeñas para la cría y las abejas de origen europeo construyen panales con celdillas para la cría de mayor tamaño. Es sabido que el tamaño de las celdillas influye en el comportamiento reproductivo de los ácaros. En esta investigación se colocaron panales naturales, con tres tamaños de celdillas, construidos por las abejas africanizadas, Italianas y Carniolas en seis colmenas de abejas africanizadas. Se estudiaron la tasa de infesta de cerca de 100 celdillas de cada tamaño, en cada colmena. Las celdillas de las abejas africanizadas eran notablemente mas pequeñas (4.84 mm) que las celdillas de los panales de la abeja Italiana (5.16 mm) y de la Carniola (5.27 mm) . La tasa de infestación de la cría de las abejas carniola (19.3%), eran perceptiblemente mas altas que las tasas de infesta de las abejas Italianas (13.9%) y que las crías de la abeja africanizadas (10.3%).

Las celdillas de los panales de la abeja carniola tenían mayor cantidad de ácaros femeninos infestando las celdillas (24.4 %) mientras que las celdillas de la abeja italiana tenía un 17.7 % de ácaros femeninos y las celdillas de los panales de la abeja africanizadas un 15.6%. Se detectó una correlación altamente significativa entre el tamaño de la celdilla y el índice de infestación en cuatro de las seis colmenas africanizadas. El tamaño pequeño de las celdillas construidas por las abejas africanizadas tiene un papel muy importante en la tolerancia las infecciones por varroa que se observa en las colmenas Además se puede observar que las celdillas naturalmente pequeñas son superiores a las celdillas grandes para la resistencia a la enfermedad.
Se comprobó también que las celdillas de los panales de la abeja carniola se infectaron un 38 % mas que las celdillas de la abeja italiana que a su vez se infectó un 13% mas que la africanizada.

Es evidente que la tolerancia o la resistencia a varroa no es una cuestión de razas, mas bien se trata del tamaño de la celdilla de la cría ya que en todo momento se trabajó con la misma raza (africanizada)
Giancarlo A. Piccirillo1.2 y D. De Jong3
1Departamento de Biologia/Área Entomologia, FFCLRP, Universidade de São Paulo,
14040-901 Ribeirão Preto, SP, Brasil

¿Por qué volver al tamaño natural de la abeja pequeña?

El tamaño de la celdilla

Cuanto mas chica la celdilla mayor cantidad de las mismas entran en un dm2 y a su vez se sabe que el tamaño de la abeja obrera y de la celdilla de la misma es proporcional al tamaño de las celdillas de zánganos y a su tamaño. Ver Tabla
 

Celdas/dm2 10 celdillas obrera 10 celdillas Zángano
650
700
750
800
850
900
950
1.000
1.050
6.00 cm
5.75
5.55
5.40
5.20
5.06
4.90
4.80
4.70
7.60 cm
7.30 cm
7.00 cm
6.80 cm
6.60 cm
6.40 cm
6.20 cm
6.00 cm
6.00 cm

  Por: ERIK OSTERLUND Suecia

El tamaño natural de la celdilla según la altitud

Según Ed y Dee Lusby el tamaño natural de la abeja pequeña tiene relación con la altitud y la latitud en que se encuentren y elaboró un mapa. Ver abajo:

Selección natural según el tamaño de celdilla y de la abeja

Todos los objetos del vuelo, artificial o natural, dependen de las leyes de la aerodinámica, directamente relacionados con la gravedad y la fricción del aire. La fricción del aire está relacionada con el área del cuerpo. La gravedad está conforme a su peso corporal. Cuando usted aumenta un objeto en forma proporcional, el área aumenta en relación de cuatro y el peso en relación de ocho. Por eso un avión bombardero es mas lento que un avión de combate, y un zángano es "más torpe" y más lento que una obrera. Esa es la razón de porqué las abejas grandes y los zánganos grandes son más lentos y "más torpes" que abejas pequeñas y zánganos pequeños. Aviadores más rápidos y mejores, por supuesto, tienen una ocasión mejor de alcanzar a las reinas virginales primero. No es difícil visualizar los zánganos pequeños que golpean primero.

La selección natural tiende a favorecer al pequeño. Y el tamaño de zánganos y de las abejas obreras se correlaciona. ¿Podría ésa ser una explicación de porqué los zánganos africanizados alcanzan antes a las vírgenes reinas?.

En la naturaleza donde el hombre no interviene, las colonias utilizan año tras año el mismo panal y celdilla y cada capullo que va quedando en la celdilla achica el diámetro de la misma progresivamente, por consecuencia van naciendo abejas cada vez mas pequeñas. La selección natural induce a criar abejas cada vez mas pequeñas. Este hecho nos empuja a investigar qué clase de efectos tendrán este tamaño de celdilla más pequeño, más natural y el tamaño de la abeja en el funcionamiento de la colonia.

Si con el tiempo las celdillas se reducen, cabe preguntarse si en los panales que no han sido renovados en las colmenas, ¿no se ha reducido suficientemente ya al tamaño de la celdilla?.

Bien, quizá, pero como la distancia entre los panales es mucho más grande que el que las abejas construirían en forma natural (35-38 milímetros en vez de 32-33 milímetros), la mayoría de los capullos terminan probablemente para arriba en el fondo de las celdillas, así que tomarán algunos años para conseguir las celdillas bastante pequeña de esa manera. Y, estos viejos marcos no dan a las abejas una jerarquía más pequeña de la cría que permita mantener la temperatura de la cría en mas de 35ººC, en vez de los 33º C para abajo que pueden ocurrir en los marcos externos del nido de cría. Es esta temperatura más baja que da el ambiente óptimo para la reproducción del ácaro. Por: ERIK OSTERLUND Suecia

Para medir el tamaño de las celdillas hay que tomar un cuadro y medir diez celdillas desde sus caras externas y dividir por diez. Para evitar errores se toman las medidas en tres direcciones formando un triángulo y luego se toma el promedio. Según Ed y Dee Lusby el tamaño máximo que es capaz de regular y evitar la varroa es de 4.9 mm para cada celdilla.

Como cambia el tamaño de la celdilla hay que tomar varias muestras de distintos panales y del centro del nido de la parte mas baja del panal donde está la cría porque las abejas hacen celdillas mas grandes en la parte superior para colocar miel.

Distancia entre panales: Dijimos que al achicar el tamaño de la celdilla achicamos el tamaño de la abeja hasta llegar al tamaño natural de la misma según la altitud y latitud en que se encuentre ( Ed y Dee elaboraron un mapa con la relación). Comenté también que las estructuras de las abejas salvajes tienen celdillas mas pequeñas y una menor distancia entre panales. Para Ed y Dee debe ser de 3.3 a 3.4 cm entre panales o cuadros en su caso. Yo medí el tamaño de las celdillas en 4,9 mm y la distancia entre panales de las formaciones naturales y tienen 3.33 cm de distancia entre panales.

Si la abeja de Ed y Dee con celdillas de 4,9 mm lleva una distancia entre panales de 3.3 a 3.4 cm es lógico suponer que la distancia entre los cuadros de nuestras colmenas deberán tener también 3.3 a 3.4 cm entre cuadros, ya que es la que poseen las formaciones naturales.
Con una distancia entre cuadros de 3.3 a 3.4 cm, en una colmena estándar entraría 11 cuadros como resulta la colmena de Setephan (La Palma España) “El autor”.

Posición Housel Cuán importante es para la apicultura
Hace unas semanas, dice Dee, antes de esta reunión, dialogando con Michael Housel, de Orlando Florida, me informó sobre la colocación apropiada de los panales en acuerdo a como él observaba en los panales de las colonias salvajes que colgaban de los árboles. Sorprendidos y entusiasmados ante el reconocimiento del valor de la información referente la ubicación de los panales salvajes, mi marido y yo, comenzamos a incorporar la información a nuestro programa de manejo, y acomodamos cerca de 35.000 marcos en nuestras colonias, para emparejar su colocación.

¿Cuál sería esta colocación apropiada de los panales salvajes que observó Michael Housel?

Se refiere a entender la formación de "Y" de las pirámides formadas en el fondo de las celdillas de los panales salvajes, y en la cera estampada, que los apicultores ponen en sus colonias, para ayudar a las abejas domesticadas a construir los panales imitando la ubicación que tienen los panales salvajes.

La cera estampada usada por los apicultores es básica en el manejo de las colonias. Se utiliza para estimular a las abejas a construir los panales de la cría y de la miel, usando la cera de abejas secretada de las glándulas en el cuerpo de las abejas obreras. Fue copiada originalmente de los Panales salvajes en el 1800s.

La formación de "Y" ha estado allí desde el principio en la fabricación de la cera estampada. Consiste en entender la colocación apropiadas que Michael Housel ha reconocido, que acabamos de aplicar a nuestras colonias para imitar a las colonias salvajes, y espero que otros que aquí me escuchan, aprendan hoy sobre ella, y la apliquen en sus colonias también, en sus propias operaciones de la apicultura.

¿Si usted copia algo exactamente para utilizar, que es el propósito de nuestras ceras estampadas, y no la utiliza correctamente como lo hacen las abejas en las formaciones salvajes ¿Cómo puede la abeja labrar correctamente los panales dentro de una colmena?¿Cómo pueden los científicos hacer una investigación equilibrada, colocando incorrectamente las fundaciones(cera estampada y panales), sin que concuerden con la forma colocada en naturalmente por las abejas? ¿Cómo sabe usted si la investigación que está haciendo es buena o mala, en relación con lo que usted investiga, si los panales en las colonias domesticadas no son colocados en la posición que construyen las abejas en forma natural?

La formación de "Y"

Se forma una "Y" en el fondo de las celdillas de las ceras estampadas y de las celdillas de los panales. Hay un lado izquierdo y derecho en cada cera estampada y panal cuando se lo mira, ya sea en una colmena artificial o en las colonias salvajes. En las colonias salvajes hay un panal central que tiene las formaciones “Y” en ambos lados con la “Y” para abajo y los panales labrados a izquierda y derecha de ese panal central, tienen en la cara interna las “Y” mirando hacia abajo y en las caras externas la formación “Y” mirando hacia arriba.

En las colmenas domésticas, como no se consigue cera estampada de ambas caras con las “Y” para abajo, se debe imaginar una línea interna central que separa un lado izquierdo y el derecho, en el que las caras que miran hacia adentro tienen la formación “Y” mirando hacia abajo y las caras que miran hacia fuera tienen la formación “Y” mirando hacia arriba.

Los apicultores pueden observar un panal de una colonia salvaje y observar esta posición de las formaciones, como así mismo, pueden ver un panal de sus colmenas o una hoja de cera estampada y observar las formaciones “Y” en cada cara de las mismas. Si usted no ha visto ni ha notado esto antes, tome una hoja de cera estampada y póngala delante de usted en un punto plano para mirar.
¡Después, con la hoja de cera estampada delante de usted, dé vuelta a la hoja, no verticalmente, sino de derecha a izquierda, horizontalmente!

Ahora, cuando usted mira los fondos de las celdillas la formación de "Y" debe cambiar de posición, cada vez que usted da la vuelta a la hoja de cera estampada.


En las colmenas salvajes el primer panal que construyen, el panal central, tiene una posición muy particular de las formaciones “Y”, ambas caras miran para abajo.

En épocas de reproducción o enjambrazón primero construyen los panales para la cría salvo en plena mielada cuando las abejas se ven estimuladas a construir panales con celdillas mas grandes para zángano y miel.

yi^, yi^, yi^, yi^, ^i^, ^iy, ^iy, ^iy, ^iy o Y|A,Y|A,Y|A,Y|A,A|A,A|Y,A|Y,A|Y,A|Y
Formación de las “Y” en las colonias salvajes observe el panal central.

YI^, yi^, yi^, yi^, yi^||^iy, ^iy, ^iy, ^iy, ^iy Y|A,Y|A,Y|A,Y|A,Y|A | A|Y,A|Y,A|Y,A|Y,AY
Formaciones “Y” en las colmenas domésticas



Formaciones “Y” en los marcos de las colmenas domésticas

Efectos negativos en la colmena por una inadecuada colocación de las formaciones “Y”

El regreso al tamaño natural por: Stephan

El objetivo principal de este manejo natural de las colmenas es conseguir una abeja que tenga el vigor suficiente para vencer por si sola las enfermedades que pudieran afectarla y de esa forma no sea necesario el uso de ningún tipo de muletas, Esto significa no usar ninguna cosa que no sea natural en la colmena, ni medicamentos, ni mentol, ni ácidos, ni alimentación artificial, solamente miel, polen y cera. La abeja ha vivido sana por millones de años sin necesidad de muletas ofrecidas por el hombre con los nuevos manejos. Desde que se aumento deliberadamente el tamaño de la abeja comenzaron los problemas nutricionales y sanitarios, sumado al efecto pernicioso causado por una inadecuada colocación de los cuadros.

Para regresar a la abeja pequeña hay que ir paso a paso. La primera reducción es de 5,4mm a 5,1mm que casi todas las abejas lo aceptan sin problemas. El siguiente paso es mas complicado - es de 5,1mm a 4,9mm. El tamaño de las celdillas que se pueden comprar aquí son de 5,4mm. Pero hay otro problema que pocos apicultores se dan cuenta; Las hojillas que se pueden comprar son bastante irregulares, tienen hasta 3 medidas de las celdillas hexagonales.
Si medimos 10 celdillas en las 3 direcciones salen 5,4mm en dos lados y casi 5,7mm en el otro lado. Esto creo que no les gusta nada a las abejas; tan exacto que ellas construyen los panales y nosotros les ponemos celdillas prefabricadas con irregularidades enormes.

Este problema viene de la fabricación de las láminas con maquinas que trabajan con rodillos, del lado que giran salen mas grandes. Dee Lusby comenta que hay que conseguir hojillas que no superen en los tres lados 4,9mm para que la abeja resista a la varroa. Los moldes de silicona que venden por ejemplo en Alemania tienen ese defecto. La empresa Graze que tiene en su catálogo un molde refrigerado por agua, para el uso en África, de 4,9mm también tiene las medidas problemáticas de 4,9mm x 4,9mm x 5,05mm. Ahora, por gran suerte, tenemos el compañero Eric Osterlund que tiene mucha experiencia con las abejas pequeñas en Suecia. Parece que él ha entusiasmado a una empresa que fabrica hojillas allá y ahora son capaces de fabricar hojillas perfectas.

No solamente es necesario cambiar el tamaño de las celdillas sino que además hay que achicar la distancia entre panales, de 3.7 cm hay que llevar a 3.4 cm El interrogante es saber si ¿en qué momento del proceso de regreso al tamaño natural hay que reducir la distancia entre panales?

Yo hice el primer regreso y también el segundo al principio con los cuadros no modificados. Luego me di cuenta que también es necesario reducir el espacio entre los cuadros. Y si ya tenemos la varroa creo que hay que reducir el espacio ya en el primer regreso. El grueso de los cuadros (los listones verticales) tiene que ser de 33 - 34mm (original son 37mm) Si le pones dos topes en la sierra, uno de 35,5mm y el otro de 34mm puedes rebajar los dos lados a la vez.
Para que el cambio salga lo mejor posible hay que darse cuenta que las abejas labran los panales de celdillas pequeñas mejor en primavera y en otoño. Durante el flujo principal de néctar prefieren fabricar celdas mas grandes para guardar la miel.

También estiran mejor las celdillas pequeñas en el centro del nido, por fuera prefieren Celdillas mas grandes. Stephan (Stephan Braun, La Piedra 7, 38787 Garafia, La Palma)

Hay dos opciones del regreso. Por: Stephan

Uno es alimentar hojillas en el centro del nido y el otro es el "shakedown" que significa volcar todas las abejas de una colmena a hojillas pequeñas. Yo empecé alimentando primero dos hojillas de 5,1 mm en el centro del nido en posición 4 y 7 y en cuando lo tenían estirado y con huevos añadí otras dos hojillas etc. En cuanto pasaron un par de ciclos de cría en 5,1mm empecé a añadir hojillas de 4,9mm. El primer cambio no fue tan difícil, pero en el segundo a 4,9mm muchas colmenas no pudieron trabajarla o tuvieron dificultades.

El otro método, el shakedown, no he practicado nunca porque no tuve la amenaza de la varroa. Si hay varroa creo que es mejor regresar de esta manera. Es mas rápido y mas seguro. Los Lusbys en Arizona trabajaban principalmente así:
Hay que preparar una caja con hojillas pequeñas de 5,1mm y colocarla contigua con la piquera orientada para otro lado. Para que la reina no se escape es conveniente colocar un excluidor de reinas entre el fondo y la caja. Luego buscamos la reina y la encerramos en una jaula. Ahora sacudimos todas las abejas sobre las hojillas nuevas. Las nodrizas se quedaran en la caja nueva y las trabajadoras volverán a la colmena madre. Para que críen una reina nueva en la colmena madre es conveniente dejarles un panal de cría abierta con abejas. Luego añadimos la reina a la caja nueva y alimentamos con miel hasta que tome fuerza. Así las abejas estiran la cera pequeña mucho mas fácil. El segundo paso de 5,1 a 4,9 lo hacemos igual después de un par de ciclos de cría en 5,1. Los cuadros estirados de 5,1mm podemos luego aprovechar para colocarlos en la colmena madre. Por ejemplo podemos poner toda la cría por encima de un excluidor de reinas y la reina con los cuadros estirados de 5,1 por debajo.

En los últimos mensajes del foro Organicbeekeepers Dee escribió que también se puede efectuar este shakedown por la noche con luz roja. Así mas abejas se quedaran con la colmena nueva. Por la noche se puede trabajar con luz roja tranquilamente porque las abejas no ven el color rojo. Dicen que también se encuentra la reina muy fácil porque no corre por la noche. No lo he probado todavía pero lo probaré; -) Stephan.
Stephan Braun, La Piedra 7, 38787 Garafia, La Palma

Es Mejor Prevenir Que Curar

Hace poco escribí algo en el grupo Lapisada que ahora tiene aún mas fundamento y en resumen decía:

Estimados Apiamigos:

Cada vez que debaten temas relacionados a la sanidad de las abejas leo atentamente todos los comentarios y me llamo a silencio. En gran medida por respeto a los amigos que tienen dificultades. Para no parecer soberbio y porque al no tener problemas sanitarios, me siento como sapo de otro pozo. Me cuesta comprender como se puede llegar al extremo de tener como única opción curar contra varroa o quedarse sin colmenas.

Sin ánimo de confrontar ni aburrirlos deseo que conozcan mi opinión sobre el tema sanitario en las colmenas. Para mi los apicultores somos los responsables de la mayoría de las dolencias de las abejas, en especial por malos manejos que estresan a las colonias, y como lo manifestó uno de ustedes, los criadores de reina contribuyeron muchísimo al criar reinas fármaco-dependientes.

¡Siempre es mejor prevenir que curar!

Desde hace millones de años, antes de iniciarse la vida del hombre, las abejas ya sabían defenderse de las adversidades de la vida y en muchos lugares aun hoy viven sanas, vigorosas, en los huecos de los árboles o colgadas de las ramas, sin necesidad de la intervención del hombre para lo más mínimo. Parece ser que la intervención del hombre produjo el efecto contrario, criamos abejas fármaco-dependientes. Muy buen negocio para algunos pero muy malo para las abejas, los apicultores, y lo que es peor, malo para los que consumen los valiosos productos de la colmena, contaminados con las más diversas e inimaginables sustancias nocivas para la salud. Por suerte hoy el consumidor se defiende, rechaza este producto contaminado y sin darse cuenta, está defendiendo a la abeja del uso indiscriminado de drogas, y alimento chatarra. Muy pronto y para bien de la humanidad, el apicultor que no aprenda a realizar un manejo natural y ecológico de sus colmenas va a desaparecer con sus abejas.

Sin ánimo de polemizar, yo observo una actitud contradictoria en el manejo sanitario de la mayoría de los criadores de reinas. Por un lado buscan seleccionar colmenas resistentes a varroa, nosemosis, y otras enfermedades y sin embargo realizan tratamientos preventivos contra nosemosis y varroa. Le quitan a la abeja su capacidad innata de defenderse y vuelven cada vez mas resistente a los protozoos y a los ácaros. No se puede seleccionar resistencia a las enfermedades y hacer simultáneamente tratamientos preventivos.

Varroa es por lejos el problema sanitario más importante de la apicultura mundial y cada vez resulta más difícil controlar la infesta porque las varroa adquieren resistencia a los fármacos y además, por contaminar la miel cada vez se restringe mas el uso de productos curativos, muy pronto no se va a poder usar ninguno.

Puede ser que el propóleos resulte efectivo en el control de varias afecciones de las abejas pero además de investigar seriamente en ese sentido, deberíamos buscar abejas resistentes a las enfermedades, especialmente a varroa.

Reflexiones finales

¿Cuán lejos estamos con nuestros manejos de las colmenas de la forma natural de criar que tiene la naturaleza? ¿Por qué no respetar la evolución natural que en millones de años seleccionó colonias adaptadas al medio, capaces de defenderse solas sin la ayuda del hombre, o como ya expresé, a pesar de la intervención del hombre? ¿Por qué no aplicar los descubrimientos del matrimonio Lusby y seguir investigando en la misma línea a fin de mejorar la apicultura? ¿No será que los apicultores sin darnos cuenta caemos inocentemente en las estrategias comerciales de quienes lucran con las enfermedades de las abejas? ¿Están las Instituciones Oficiales investigando a la par de los Lusby, de Erik Osterlund, Raymond Zimmer, Giancarlo A. Piccirillo, D. De Jong Michael Housel o Stephan Braun y su grupo de la Palma.

Este sitio usa cookies para facilitar la navegación. Sin seguimiento comercial :-)