Criterios relacionados con la actividad apícola tropical y el fenómeno Colombiano

Guillermo Salamanca Grosso
Facultad de Ciencias Departamento de Química
Universidad del Tolima
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

1. El efecto climático condiciona la productividad de cualquier unidad vegetal en una zona de vida determinada, las variaciones de temperatura presión y humedad del medio así como las condiciones de evapotraspiración muestran un marcado efecto sobre el flujo de néctar de las plantas y así mismo sobre la fonología de las especies de interés apícola. El efecto climático ha de entenderse desde la escala macroclimática es decir por aras de desarrollo o bien a escala topoclimática o (mesoclimática)y microclimática. La temperatura media de aire en Colombia disminuye en la proporción 6ºC/1000 m y las temperaturas máximas medias decrecen en la relación 5ºC/1000 m, mientras que las mínimas decrecen en razón de 5.2-5.8ºC/1000 de incremento en la elevación según sea la época de lluvia o de baja precipitación. 

El brillo y la radiación solar presentan en gran parte del territorio nacional valores máximos en los meses de Enero-Febreo y durante los meses de Julio-Agosto, coincidiendo con los meses de mas baja nubosidad y mas baja humedad relativa. Al norte los departamentos de Bolívar y Sucre la radiación solar promedio observada en loas meses de Enero-Abril es del orden de 475 cal/cm2 día, mientras que el sur el la región cafetera del Valle del Cauca las mayores intensidades solares corresponden a los meses de Enero, Febrero, Julio y Agosto con valores mas bajos en Abril, Mayo y Octubre. Estas condiciones ejercen una acción directa en desarrollo y crecimiento de las plantas y marcan una condición para la actividad de las abejas las cuales muestran mas trabajo en periodos posteriores a los de lluvia, colectando el flujo de néctar desde las flores y creando las condiciones necesarias para la polinización. 

2. Planificación apícola productiva

Las plantas y en general los cultivos de interés apícola se desarrollan de manera amplia donde las condiciones les son favorables, por ello en la expansión de los sistemas apicolas productivos se hace necesario reconocer las limitaciones de flora y las condiciones climáticas del sector principalmente mediante zonificaciones de preferencia las definidas por Holdridge (1976), en todo caso considerando los calendarios florales o el sistema de explotación de cultivos comerciales para producción semestral respecto de las precipitaciones y el régimen de temperaturas y radiación solar. 

La actividad de las abejas en condiciones de trópico y en términos de carga durante el flujo de néctar son del orden de 45 a 65 ml, para un gasto energético de 1.25 cal/Km para una concentración del 40% en azúcares. La demanda de energía para la cosecha de polen para el transporte de 18 mg es algo superior a las 1.40 cal/Km condiciones energéticas que deben ser asumidas por las pecoreadoras para justificar la explotación en una zona determinada. Al considerar demandas de miel 25 Kg/colmena año en miel y 20 Kg/Polen además del requerimiento para el desarrollo de la cera se entenderá que la demanda energética supera las 51.000 Kcal solo por 1.8 Kg de cera elaborada, por lo que es claro que el 70% de la energía de las abejas como modelo productivo corresponde al mantenimiento, por ello la ubicación de las colmenas no debe ser un evento del azar sino el resultado de una minuciosa evaluación que no debe generar perdidas y desastres para la vida misma de la colonia.

3. El modelo de ecoclimatogramas

En el trópico Colombiano, las temperaturas permanecen casi constantes en una zona determinada y durante todo año, las horas de luz de alguna manera son uniformes, las estaciones pasan de épocas de sequía a condiciones de intensos periodos de lluvia con precipitaciones variables dependiendo de la zona. Las diferencias altitudiunales son la única razón que permiten explicar la diversidad de biomas y formas de vida. El factor climático en la zona tórrida, no es acentuado como es el que se observa al norte y sur de América Asia y Europa. 

El sistema ecoclimatográfico para algunas de las zonas de Boyacá se muestra en los diagramas que se muestran a continuación:


ona Apícola de Cerinza: 2643 m.s.n.m 1008.4 mm/Año bs-MB: 13 °C

Periodos de floración: Diciembre-Enero-Febrero Junio Agosto Septiembre


Zona Apícola de Duitama: 2 485 m.s.n.m 860.8 mm/Año bs-MB: 13.9°C


Periodos de floración: Diciembre-Enero-Febrero Junio Agosto Septiembre

Inicialmente se pensó que la abeja africanizada solo viviría en las zonas planas, a nivel del mar y en algunas partes de la zona cafetera, pero se desplazaron también a la sabana de Bogotá, el departamento de Boyacá y a las altas cordilleras (Universidad Nacional, 1981). Su proliferación se debe a que en condiciones favorables se desarrollan más rápidamente que las europeas y sobreviven mejor que estas en condiciones desfavorables (Kerr,1970). Además existen muchas características que contribuyen a su rápida adaptación como lo son; rapidez en el vuelo, alto nerviosismo y actividad (Kerr. 1970), reproducción rápida (Levin,1978), defensa eficaz contra depredadores (Stort,1970) y agresividad bajo condiciones adversas o fluctuaciones en la disponibilidad del néctar (Goncalves,1974.).

Estudios realizados por Mello y su grupo de investigadores en 1970 demostraron la existencia de 10 proteínas en la apitoxina de las abejas europeas y africanas completamente iguales, siendo evaluado en Colombia en la Universidad Nacional por su Instituto de Ciencias Naturales en 1976 indicándose que las abejas africanizadas no poseen un veneno más tóxico que las otras razas.

Las abejas africanizadas invaden colmenas establecidas de otras razas, causando su muerte en la invasión violenta, ó utilizándolas para su provecho cuando la reina africana entra furtivamente a la colmena y mata su reina, entre tanto los zánganos africanos pueden aparearse con reinas europeas nativas originando una abeja híbrida. Estudios realizados en Estados Unidos a los machos de abejas africanizadas demostraron la presencia de un mayor número de espermatozoides por espermatóforo (8´673.000) frente a los machos europeos (5´463.000), (Stort,1976.).

Diversos estudios han demostrado que la abeja Apis mellifera scutellata posee cualidades que merecen destacarse; principalmente son productoras de miel en climas templados, toleran ambientes fríos, son prolíficas padeciendo menos enfermedades por parasitósis que otras razas. Su problema radica en que su apitoxina atrae más abejas para el ataque que otras subespecies, comprobándose con estudios, la presencia en mayor cantidad de la feromona 2-heptanona (Taylor, 1975. ). Las abejas africanas del subgénero scutellata producen 24 aguijoneadas por segundo, frente a 4 de las Europeas (Poolanco & Wayke,1969). Los híbridos en general se han mostrado menos agresivos que sus padres africanos, especialmente en cruzas con Apis mellifera mellifera (Goncalves et al ,1978) y con Apis mellifera ligustica (Universidad Nacional de Colombia ,1976).

4. Condiciones de enjambrazon

En la apicultura extensiva debe evitarse la enjambrazón espontánea, por ofrecer perdidas económicas al apicultor, en el rendimiento en las cosechas de miel, cera y polen. Sin embargo ha de considerarse que el fenómeno es una condición natural de reproducción de las colonias establecidas, pero debe controlarse en las explotaciones racionales. El fenómeno se suele estimular por diversas causas, entre las que se destaca el exceso de abejas dentro del hábitat, la edad de la reina y las limitaciones de alimento.

En régimen tropical los periodos de secreción y flujo de néctar por parte de las plantas, cobija periodos no superiores a los dos meses, por ello cuando las condiciones climáticas superan los 24 ºC, se presenta la división de colonias y la productividad decrece por el fortalecimiento de la colonia que permanece. El exceso de la población apícola en condiciones de flujo de néctar, estimula la construcción de celdas realeras factor que ha de ser considerado como inequívoco en la división de la colmena que suele presentarse durante soleadas fuertes. 

La enjambrazon de colonias de abejas con alto grado de africanización, genera reinas hijas las cuales son cruzadas con zánganos desconocidos por lo general con heredabilidad africana, así se obtiene una generación de zánganos numerosa con una información genética igual a la de sus madres, siendo así capaces de fecundar una nueva tanda de reinas hijas predominantes en la zona, solo de esta manera se puede explicar la desaparición gradual de la pureza de una raza de abejas por efectos de entrecruzamiento. 

Las abejas africanas Apis mellifera scutellata se multiplican conforme al fenómeno de enjambrazón reproductiva, en éste proceso las abejas obreras aumentan la producción de jalea real y construyen un numero variable de celdas reales que varia desde 2 a 14. Allí la reina deposita los huevos respectivos. En el momento en el cual nace una reina, la reina madre sale del colmenar con unas 10 a 15 mil abejas formando lo que se conoce con el nombre de enjambre primario, el cual se transforma en colmena madura luego de 50-90 días dependiendo de las condiciones climáticas 

En la secuencia anterior pueden salir dos o tres enjambres secundarios cada vez más pequeños, hasta que una de las reinas vírgenes toma posesión del nido original. La reproducción de una colonia puede tomar hasta 4 meses, en cada caso forman hasta 3 enjambres que se reproducen y sobreviven, lo que trae como consecuencia, un incremento entre 26-255 colonias en un solo año. Una vez africanizada una región, el numero de enjambres reproductivos tiende a estabilizarse solamente en uno o dos por año, en algunos casos las colonias pueden no producir ninguno. 

Los caracteres heredables en cada caso dependen de la naturaleza y las características de los genes dominantes en los zánganos y en la reina, teniendo en cuenta la gran prolificidad de la abeja africanizada, además de su rusticidad y adaptabilidad a este medio, el grado de africanización esta en aumento año tras año, pues las nuevas reinas que han de nacer en las colmenas se van cruzando con zánganos africanizados debido a que estos son más veloces y rústicos que los zánganos de razas europeas, además del hecho que los genes que dan la agresividad a este tipo de abejas es dominante, sumado a esto, el hecho de que las colmenas de razas mansas como las europeas, por lo general tienen poca tendencia a la enjambrazón y la competitividad que tienen los enjambres de las razas europeas frente a las africanizadas es muy bajo, pues estas compiten por espacio y alimento perjudicando su desarrollo.

Durante el fenómeno de la enjambrazon, luego de unos 20 minutos, las abejas cambian de comportamiento al percibir la condición de orfandad. Comienza una excitación anormal al no percibir las feromonas indicadoras de la presencia de la reina. Estas feromonas por lo general están asociadas a la mandíbula pero se ha demostrado que existen otras relacionadas con la cabeza el tórax y los tarsos. Las feromonas son compuestos químicos de naturaleza diversa, que bien pueden actuar dentro de una especie como orientadores de comportamiento o de reproducción, son sustancias liquidas pero de alta volatilidad. Las glándulas de Nasanov de la abeja por ejemplo permiten emanaciones que sirven como orientación del la entrada al colmenar, la enjambrazon, el direccionamiento de comida y defensa en algunos casos. 

La feromona real se compone de tres compuestos orgánicos de naturaleza ácida, entre los cuales el mas abundante corresponde al (E)-9-ceto-decenoico y dos isómeros definidos como ácido (R,E)-(-)-9-hidroxi-2-decenoico y su análogo el (S, E)-(+)-9- hidroxi-2-decenoico. Estos dos componentes presentan Actividad óptica, es decir desvían el plano de la luz polarizada a la izquierda y la derecha respectivamente. Además de los tres compuestos anteriores completa el grupo de las feromonas de la reina los compuestos de naturaleza aromática p-Hidroxibenzoato de metilo y el 4-Hidroxi-3metoxifeniloetanol. 

La condición altitudinal de alguna manera influye en el comportamiento de Apis mellifera, pues en relación a las especies explotadas en la zona de los valles interandinos y la costa atlántica el grado de defensividad es mucho mas bajo, los trabajos adelantados en la zona alta del Libano en el Tolima y Boyacá así lo demuestran, mientras que especies adaptadas en las zonas de Chaparral, Ibagué y Rovira (Tolima) zona baja, Caicedonia y Sevilla (Valle), muestran una conducta mas defensiva (Salamanca, et al 1999).

Desde el punto de vista de la morfometría y el comportamiento de las abejas cruzadas a nivel de laboratorio, diversos trabajos, reportados en la literatura y bajo condiciones de análisis discriminante, permiten concluir que las reinas inseminadas artificialmente producen colonias de obreras con un coeficiente de relación de 0.75, cuando provienen de un solo macho, o una mezcla de coeficientes (0.75 y 0.25) cuando se producen por inseminación con muchos zánganos provenientes de diferentes reinas, o una mezcla de (0.75 y 0.50), cuando los machos utilizados en la inseminación provienen de una sola madre. Como se sabe, el fenotipo de un organismo como las abejas, depende no solo de su genotipo sino también en mayor o menor grado, de las condiciones ambientales que lo rodean.

En Colombia y para las localidades de Tolima y Boyacá el grado de africanización el perfil respecto de las localidades es como sigue:


El efecto final para las zonas de vida incluidas en el trabajo en los departamentos de Boyacá y Tolima, se muestra en la siguiente figura a diferentes altitudes sobre el nivel del mar.


Perfil de discriminación para el grado de Africanización respecto de la altitud en zonas apícolas de los departamentos de Boyacá y Tolima. (Salamanca , 2000).

En la población de A. mellifera se observa un mayor grado de africanización de las abejas de la zona del Tolima, mientras que en la de Boyacá el efecto corresponde a individuos híbridos con características europeas, aspecto que puede ser explicado usando el criterio de por las condiciones climáticas que facilitan la prolificidad de A. mellifera Scutellata en condiciones tropicales de clima templado. 

Referencias

  1. Salamanca et al (2000). Memorias. XIII Convención Científica Nacional. Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia. Pereira Noviembre 1 al 4 de 2000.

  2. Salamanca et al (1999). Memorias. Congreso de la Asociación colombiana de Entomología. Bogotá.

  3. Salamanca et al (1998). Memorias. Congreso Colombiano de ciencias Biológicas. Univeridad del Tolima.